Emiratos Árabes Unidos – Abu Dhabi y Dubai – Agosto 2012.

Este viaje es el primer gran viaje que hice con los ahorros de mi primer trabajo serio.
Por aquel entonces buscaba un viaje exótico pero que pudiera costearme yo solo y sin ayudas. Pero el asunto no acababa aquí, por mi trabajo solo tenía vacaciones en el mes de agosto y todos los destinos que me podían seducir sobrepasaban por mucho mi presupuesto debido a diversos factores, entre los que por supuesto destacaba el hecho de tratarse de temporada alta.

En pleno vuelo con Turkish airlines.

Tras mucho trastear y un poco por descarte, después de mirar destinos como Dubai, Bangkok, Tokyo o Pekin, entre muchos otros, acabé dando con Abu Dhabi, veía en los buscadores de hoteles en internet, auténticos hotelazos a precio de risa y cómo no, eso era ya un motivo de peso para tomar la decisión. Y así lo hice, compré mis billetes con Turkish Airlines via Estambul ,con destino Abu Dhabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos y reservé un hotel con playa privada para pasar toda mi estancia allí, concretamente el Sheraton Corniche. Por aquel entonces mi pericia viajera era nivel usuario y no quería dar muchos tumbos, además no iba solo y no quería sobresaltos.


Las preguntas del millón, ¿Se puede viajar a los Emiratos Arabes en agosto y no morir en el intento? ¿Se soporta el calor en Los Emiratos en agosto? ¿Es recomendable viajar a los Emiratos en agosto? Esas preguntas también me las hice yo en su día, ya que había leído mucho acerca del calor en esa zona del mundo en los meses de verano y estaba algo preocupado.
Bien, pues la respuesta es sencilla, por supuesto que se puede viajar en Agosto a este destino y disfrutarlo a tope, no os obsesionéis ni os preocupeis en exceso por ese asunto, es un país muy preparado para las altas temperaturas (que sin duda tendréis si viajais en esta época) pero eso sí, hay que tomar algunas precauciones y aquí van mis consejos:

  • Procurar tener un hotel con piscina (hay tarifas muy buenas en verano en hoteles de lujo debido a la escasa demanda)
  • Evitar salir a pasear al aire libre entre las 12.00 pm y las 17.00 pm
  • Llevar siempre agua encima
  • Planificar bien los movimientos y las visitas cada día para evitar pasar tiempo caminando sin rumbo bajo el calor abrasador.

El viaje a priori no presentaba muchas complicaciones organizativas, pues otro dato importante es que los desplazamientos en taxi son muy baratos, debido sobretodo a que la gasolina es poco menos que un regalo, no olvidemos que el auge de este país reside en el petróleo, que curiosamente se encuentra en las costas del emirato que nos ocupa, Abu Dhabi.
A la llegada al país teníamos contratado un traslado al hotel y aprovechamos para preguntarle al chofer, Ahmed, qué excursiones y actividades podríamos hacer en la zona, rápidamente nos ofreció hacernos un tour privado por los puntos más importantes de la ciudad para el día siguiente y como el precio parecía muy sensato accedimos, ya teníamos resuelto el primer día.

Día 1 Abu Dhabi y sus joyas
Tras un muy buen desayuno, Ahmed estaba puntual en el lobby del hotel, la visita acababa de empezar. Comenzamos visitando el hotel Emirates Palace, uno de los que presume de ser de los hoteles más caros y lujosos del mundo, es todo un monumento y sin duda el nombre “Palace” cobra mucho sentido, pues nos encontrábamos ante todo un Palacio. Tapices interminables, mármoles, piedras preciosas y oro, mucho oro. Ahmed nos comentaba que todo el dorado que podíamos ver en ese hotel era oro auténtico e incluso había diversas máquinas expendedoras de oro repartidas por todo el hotel, y permitidme la osadía pero considero que tal vez unas máquinas de agua habrían resultado mucho más útiles, llamadme pragmático…

Concluida esta peculiar visita, justo frente a la puerta principal de este majestuoso hotel podríamos ver con claridad las , por aquel entonces aun en construcción , Etihad Towers , otro de los iconos del emirato de Abu Dhabi, desconozco si valdrá la pena subir o no, pero sin duda su original forma y el entorno en que se encuentran bien valen una instantánea, por lo que en esta visita mataréis dos pájaros de un tiro. Tomábamos rumbo entonces a uno de los lugares que más ansiaba conocer, la Gran Mezquita Sheik Zayed, la segunda mezquita más grande del mundo después de la Meca, sin lugar a dudas y pese a no ser un monumento histórico (recordemos que fue construida entre 1996 y 2007), es una maravilla digna de ser contemplada, cuenta con varios Record Guinness, como por ejemplo su alfombra, que es la más grande del mundo con 5.627 m2 y 47 toneladas. La mezquita no dejaba de sorprendernos, su blanco intenso, sus lámparas de araña y su impecable estado hacen que aunque Abu Dhabi no sea a priori un destino especialmente turístico, merezca la pena hacerse los 140km que la separan de Dubai, que sí que lo es, solo por poder presenciar esta joya.
Concluida la visita a la Gran Mezquita, retrocedíamos unos 20 km hacia la zona costera de nuevo para dar por finalizadas las actividades del día, acabaríamos con la visita al Heritage Village. La tecnología, la opulencia y el ritmo frenético de construcción, parecían haber borrado cualquier ápice de historia y tradición que este país pudiese tener, pero el Heritage Village se encarga de recordárnoslo y enseñarnos todo aquello que un día fue esta “humilde” extensión de arena. Aquí se pueden ver las labores desempeñadas antaño por los locales, como la pesca, el cuidado de animales, la recolección de dátiles, la cetrería etc.. además se pueden visitar algunas exposiciones fotográficas que nos muestran como era la ciudad años atras, pero sin necesidad de remontarse a tiempos inmemoriales, pues recordemos que el petróleo fue encontrado aquí por primera vez en 1958 y no fue hasta 1971 cuando las modestas casas de adobe fueron sustituidas por bancos, boutiques y modernas torres.

Frente a las Etihad Towers
Pasando frío en la Mezquita

Día 2 Visita a Dubai en autobus público
Hoy tocaba explorar esa ciudad de la que tanto me habían hablado y de la cual había leído opiniones de todo tipo. Si elegimos como protagonista de nuestro viaje Abu Dhabi en vez de Dubai, no fue por otra cosa que por que Dubai pese a no ser la capital era una ciudad mucho más turística y porque los precios eran significativamente más altos para nuestro bolsillo, tal vez también porque Abu Dhabi parecía tener un componente “tradicional” más acentuado que su emirato vecino. Pero estando tan cerca, teníamos que conocerla, por ello decidimos hacer una visita de un día al gigante Dubaití, y lo hicimos en autobús. El billete lo compramos de ida y vuelta directamente en la estación Abu Dhabi Main Bus Terminal , con destino a Al Karama Bus Station en Dubai, el precio fue de unos 10€ cada uno (ida y vuelta) el trayecto es inferior a 2 horas, la verdad es que fue un trayecto muy tranquilo y relativamente cómodo. [IMPORTANTE – Estos trayectos y rutas pueden estar obsoletos y os recomiendo chequearlo de nuevo, pues es un viaje de 2012 y me consta que muchas cosas han cambiado] Llegados a Dubai, teníamos claro lo que queríamos ver y más o menos como hacerlo, así que nos pusimos manos a la obra. Nada más bajar del bus llamaban la atención las paradas de autobús climatizadas que se encontraban por todas partes, pero ya habíamos tenido suficiente bus por hoy y cogimos un taxi para que nos llevase a la playa de Jumeirah, para poder contemplar desde ella el famoso hotel Burj Al Arab , ¡Sí, ese, el de las 7 estrellas! . Paseamos por su playa con un calor infernal y sin bañarnos, pues tal vez era peor el remedio que la enfermedad (el agua podía estar tranquilamente a unos 34º), pero eso si, vimos el edificio por fuera y conseguimos la ansiada foto, entrar no nos apetecía en exceso, así que lo dimos por visto y continuamos la ruta. Paramos otro taxi para poner rumbo al Old Souk, situado en la zona de Deira. Aquí vimos la parte más tradicional de Dubai con su Zoco y sus tiendas de artesanía y después de unos minutos de regateo y al ver que el calor comenzaba a pasar factura, cogimos un Dhow , el barco tradicional de Dubai, para dar un paseo por el Dubai Creek, una pequeña bahia repleta de barcos pesqueros que además se mezclaba con los modernos edificios, dejándonos una estampa preciosa.

Jumeirah beach, frente al Burj al Arab
Inicio del espectáculo de Dubai Fountain Water Show desde la cima del Burj Khalifa

Después de todo el calor, nos habíamos ganado una buena dosis de aire acondicionado y qué mejor lugar que el Dubai Mall, un centro comercial titánico donde el consumismo y el lujo campan a sus anchas, boutiques con piezas casi únicas, compradores locales paseando con sus kanduras y guthras (túnica y pañuelo) los hombres y con sus hijabs, niqads, burkas o shaylas las mujeres, el atuendo variará según cuan conservadora sea la mujer o la familia en cuestión. En este centro comercial podrás encontrar todas las marcas occidentales, así como todo el entretenimiento que puedas imaginar, desde cines hasta pistas de patinaje, pasando por bolera, parque de atracciones e incluso uno de los mayores acuarios del mundo, el Dubai Aquarium and Underwater Zoo, si no me equivoco el segundo solo por detrás del de Atlanta en EEUU. Pero es que además, directamente desde el centro comercial se accede al edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa, para el cual ya habíamos adquirido la entrada por internet (Link de la web oficioal para adquirir el billete), pues si no, resulta casi imposible subir. Con 828 metros de altura, la planta 124 ofrece unas vistas espectaculares de esta ciudad, del mar y de todo el desierto que la rodea, el precio no es barato, son 152 AED, unos 37€ al cambio, pero es de las pocas cosas que son caras para el turista en este país, por lo que compensa pagarlo y poder decir que has coronado la cima del edificio más alto del mundo (al menos por ahora), además si subes una hora antes del atardecer, el espectáculo lo tienes asegurado, ya no solo por el intenso color del cielo, sino porque cada media hora justo a los pies de la torre se lleva a cabo el Dubai Fountain Water Show, un espectáculo musical y lumínico con agua que poco tiene que envidiar a las fuentes del Bellagio en las Vegas, la visión desde las alturas es mucho más espectacular que desde abajo. Nosotros tras haber disfrutado del espectáculo, volvíamos a la estación de autobuses de regreso a Abu Dhabi para descansar de un día muy completo.

Día 3 Playa, desierto y sheesha
Este día no tendría tanto contenido, pero otra de las cosas que habíamos pensado hacer y que reservamos nada más llegar al hotel en el servicio de concierge, fue una experiencia en el desierto. Como la actividad era por la tarde, este día estuvimos vagueando en la piscina y playa del hotel hasta las 16:00 que comenzó el tour, nos vinieron a recoger al hotel y nos llevaron al medio del desierto, donde hicimos dune Bashing en 4×4, sand board, visitamos una granja de camellos, fumamos auténtica sheesha bajo un manto de estrellas espectacular y degustamos una sabrosa cena en un campamento de jaimas mientras disfrutábamos de un espectáculo de danza del vientre, para mi, que nunca había pisado el desierto, fue una experiencia muy bonita que recomiendo hacer a todo aquel que vaya a los Emiratos. La visita duró unas 6 horas y el precio para los dos fueron 300 AED, 72€ al cambio por aquel entonces, teniendo en cuenta que era en privado y que incluía la cena, es un precio más que razonable, hoy en día esta excursion se puede contratar en internet a precios más baratos y también en una agencia de viajes convencional, pero los hoteles casi siempre ofrecen un amplio abanico de actividades por si preferís decidirlo a última hora.

En mitad del desierto de Abu Dhabi

Resto de días
Salvando todo lo ya comentado, no hicimos cosas mucho más destacables, pero sí las mencionaré para que sepáis qué otras alternativas y actividades interesantes se pueden hacer en Abu Dhabi.
Muchas de las noches que pasamos allí salíamos después de cenar a pasear por el corniche, justo a la salida de nuestro hotel, podríamos definirlo como el paseo marítimo, en este lugar es donde las familias se juntan para tomar un pic-nic a la sombra de una palmera, para jugar con los niños y también vemos a muchos trabajadores de la construcción, generalmente de la India, Pakistan o Bangladesh descansando en su día libre. Lo ideal es pasear o muy pronto por la mañana o bien cuando el sol está cayendo. Como considero que el Corniche es un elemento de identidad de la ciudad, creo que es un paseo obligatorio. En esos paseos nocturnos también decidimos hacer pequeñas expediciones por las zonas más locales, tomando una de las avenidas principales de la ciudad, Hamdan bin Mohammed Street, es una calle comercial repleta de mini mercados, restaurantes y tiendas que abren hasta muy tarde y merece la pena recorrerla para ver la cara más local de la ciudad y mezclarte un poco más con sus gentes.
Si hablábamos de grandes centros comerciales en Dubai, Abu Dhabi no se queda corto, paseando desde el Corniche hasta el extremo más al occidental, nos encontramos el Marina Mall, si queremos pasar una mañana o incluso un día completo en él no nos faltarán distracciones ni incitaciones al consumo.


Otros puntos no visitados
Sadiyaat Island : No la visitamos porque estaba en pleno proceso de creación , se trata de una isla natural que alberga museos de renombre internacional como el Louvre Abu Dhabi, el Guggenheim Abu Dhabi, el Museo Marítimo o el Museo Zayed National entre otros, además tiene una reserva natural y diversas zonas residenciales.
Hospital de Halcones: El primer y mayor hospital de halcones en el mundo. La cetrería es uno de los deportes nacionales del país y este animal es casi sagrado en su cultura. Se puede visitar y aunque nosotros no tuvimos el tiempo suficiente, nos habría encantado.
Ferrari World y Circuito de Yas Marina: Al no ser grandes aficionados al automovilismo y no tener un especial interés en los parques de atracciones, no lo incluimos en nuestra lista, pero si os gusta la Scuderia Ferrari y el mundo del motor este es vuestro sitio, ademas está situado a 5 minutos del Circuito de Fórmula 1 Yas Marina, por lo que podréis hacer una visita conjunta.

Otros Emiratos .

Al Ain: Ciudad patrimonio de la humanidad por la UNESCO, cuenta con un Palacio, un Oasis impresionante, un original mercado de camellos y la montaña más importante del país, el monte Jebel Hafeet.

Sarja: Destaca por sus mercados y zocos, así como por su Mezquita Al Noor y el museo de civilización Islamica y también por contar con hermosas playas.

Ajmán: El emirato más pequeño, a tan solo 25 km de Dubai, tiene extensas playas de arena blanca y su monumento más importante es el Fuerte.

Fuyaria: El único emirato situado en el Golfo de Omán, destaca por su fuerte cultura y tradición, en Fuyaria hay dos mezquitas importantes Al Bidya y Sheik Zayed , esta última con el mismo nombre que la de Abu Dhabi y que curiosamente es la segunda mayor del país.

Ras al-Jaima: Paso fronterizo con Omán, destacan sus playas desiertas y el contraste entre mar y montaña, es un destino prácticamente virgen en términos turísticos.

Umm Al Qaywayn: Carece de grandes atractivos, pero es de las pocas ciudades que no viven del petróleo tal vez por ello es la menos poblada de todas.

Conclusion sobre lo visitado.
Abu Dhabi tiene ese toque de ciudad en pleno proceso de modernización sin llegar al extremo de Dubai, aquí podían verse zonas algo menos cuidadas o incluso edificios antiguos en malas condiciones pero eso le da algo más de esencia, también destacar que por aquel entonces, en 2012 no había prácticamente turistas en la ciudad y mucho menos siendo agosto, eso nos hizo sentir muy observados pero a su vez nos generó una sensación extrañamente agradable al ser de los pocos turistas occidentales que profundizaban en esta ciudad. Considero que ninguna de las dos son ciudades pensadas para el peatón y eso es algo que hay que tener muy en cuenta cuando planificamos paseos o rutas a pie ya que cruzar una calle a veces puede convertirse en un dolor de cabeza y los 45º y 90% de humedad no suelen ayudar a que se nos pase.

Al final del Corniche, cerca del Marina Mall


De todos los viajes me llevo muchas cosas y de este por supuesto que las que me traje ya nadie me las quita, disfruté mucho de mi primer contacto con un país árabe y además fue la primera vez que salía de occidente y me abrió los ojos a otro mundo quer más tarde iba a descubrir y del que ya os contaré más cosas.

3 comentarios sobre “Emiratos Árabes Unidos – Abu Dhabi y Dubai – Agosto 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s